El proyecto del Periférico Metropolitano Orizaba-Córdoba es una obra devastadora que arrasará con escuelas, empresas, factorías, casas, negocios y áreas agrícolas, así como la perforación de cerros, la desaparición de unas mil especies amenazadas y por si fuera poco, afectará cuerpos de agua como la Laguna de Nogales, Los Sifones y Las Sirenas.

"Formalmente" la construcción de la carretera no ha iniciado, pero ya hay daños y afectaciones a comunidades de Ixtaczoquitlán, donde ejidatarios denuncian que la empresa encargada de las mediciones de la obra ha entrado a sus terrenos arrasando con cultivos, pero además, los hostigan e intimidan con el fin de que vendan sus tierras.

El proyecto del Periférico Metropolitano Orizaba-Córdoba contempla una pérdida de 81.94 hectáreas de diferentes tipos de vegetación en las que se estima un desmonte de 17 mil 776 árboles que disminuirán los servicios ambientales de Maltrata, Nogales, Mendoza, Río Blanco, Huiloapan, Rafael Delgado, Ixtac, Fortín de las Flores, Córdoba y Amatlán de los Reyes.

La ruta del Periférico pasará por dos áreas naturales protegidas: el parque nacional Cañón del Río Blanco decretado el 22 de marzo de 1938 y el parque estatal Metlac-Río Blanco decretado el 18 junio de 2013.

Jéssica Ignot/César Carrillo/El Mundo de Orizaba

Foto: Los Sifones es uno de los tantos cuerpos de agua que afectaría el trazo del Periférico Orizaba-Córdoba.