Ante la violencia que azota la región, vecinos, jóvenes y escuelas han decidido organizarse para protegerse.

En Ciudad Mendoza, donde el pasado miércoles 7 una balacera por calles de esa ciudad y Río Blanco dejaron cuando menos 10 muertos, entre ellos cuatro civiles, los vecinos alertan a los criminales sobre la instalación de cámaras de seguridad.

En el primer cuadro de la ciudad la Calle de la Raya, Sol de Mayo, el canal de la Civsa y la Facultad de Medicina, varios letreros advierten a los delincuentes que esa es una área vigilada por los vecinos.

Allí, donde ciudadanos y medios de comunicación aseguran que el robo de autos va a la alza, así como los asaltos y secuestros, las cámaras de seguridad son visibles y funcionales.

En ese mismo municipio, una encuesta organizada por el Instituto Municipal de la Juventud reveló que la principal demanda de los jóvenes es la seguridad, seguida de recreación.

De la misma forma vecinos de las unidades habitacionales Quetzalcóatl, en Orizaba, colgaron al menos dos lonas en las que advierten a los criminales dejen de asaltar o robar, caso contrario “lo vas a pasar mal”, les advierten.

Y en el Instituto Tecnológico de Orizaba, los edificios están “blindados” ante posibles actos criminales; al interior hay un sistema de circuito cerrado y en el exterior, cámaras de seguridad de la ciudad vigilan la entrada y salida de los alumnos.

El director, Rogelio García Camacho, aunque negó que se haya reforzado la seguridad, reconoció que la vigilancia que hacen las autoridades municipales con las cámaras y más rondines de patrullas permite que los alumnos y maestros no sean víctimas de la delincuencia.

En tanto que en Los Reyes el alcalde, Ecliserio Tequiliquihua, pidió a los ciudadanos no salir después de las 10 de la noche.

“No es un toque de queda, sino una estrategia para prevenir asaltos”, indicó.

Y detalló que ubicarán oficiales en las entradas y salidas del pueblo durante las 24 horas para que estén vigilando y se eviten atracos.




De la redacción