Indignación y molestia es lo que dejaron entre la sociedad las balaceras registradas este miércoles en Ciudad Mendoza, Nogales y Río Blanco, donde murieron 7 presuntos delincuentes pero cientos de ciudadanos estuvieron expuestos y tres civiles perdieron la vida.

Líderes en la región, solicitaron a los gobiernos que perfeccionen sus labores de inteligencia para evitar muertes de gente inocente; pero además que den información clara a la población sobre la inseguridad que se vive en la zona para que adopten medidas de autocuidado.

Por el sector empresarial Octavio Gracián, integrante de Canacintra Orizaba, lamentó que los enfrentamientos del miércoles hayan cobrado vidas de civiles que nada tienen que ver con la delincuencia.

En tanto empresarios y comerciantes de la región Orizaba-Córdoba señalaron, bajo condición de anonimato, que los problemas de corrupción, impunidad e inseguridad en México están llegando a niveles inimaginables.

Por su parte César Silva Reyes, líder regional de la CROC, señaló que las balaceras de este miércoles no son hechos aislados, se dieron en pleno centro de tres ciudades, en avenidas principales y en horas de intenso tráfico.

“Los gobiernos deben sentarse a dialogar y reconocer que hay un problema serio... que le rindan cuenta a la sociedad que no puede estarse exponiendo”, demandó.

Para Jairo Guarneros Sosa, activista social, ese día “les falló protocolo, investigación; una confrontación en los centros de las ciudades es totalmente imprudente”.




De la redacción