Las Diócesis de Tehuacán y Puebla emitieron hace unos días una alerta entre la comunidad católica ante la presencia de sacerdotes falsos; la alerta implica recomendaciones tanto a párracos de las comunidades como a los feligreses.

El aviso se desencadena a su vez por una alerta de la Diócesis de Tlaxcala, en la que informa que el ex sacerdote José Rojas Valadez, de la comunidad de Carmen Tequexquitla, en ese estado, fue separado del ‘estado clerical’ por orden del Papa Francisco, mediante documento firmado por su Santidad el 4 de julio de 2013, donde se establece que el motivo es la pederastia.

Se afirma que Rojas Valadez y otras personas fueron detectadas realizando presuntas labores religiosas en templos y domicilios de Tlaxcala y luego de Puebla.

El documento advierte que los sujetos que acompañan a José Rojas son Lorenzo Sánchez Aragón, Juan Carlos Limón Ordaz, Roberto Rojas Pozos, así como por un falso diácono, de quien muestran solo su fotografía en un cartel que hicieron circular, además de Edwin Leonardo Avendaño Guevara, de origen colombiano, quien dijeron se hace pasar por obispo.

La diócesis tlaxcalteca indica que los sujetos han buscado ‘ofrecer sus servicios casa por casa’ e incluso han realizado ‘ordenaciones’, las cuales, por lo expuesto, no tienen ningún valor en la Iglesia.

En un documento de la Secretaría de Gobernación de julio pasado, se expone que Rojas Valadez fue dado de baja de los registros de la dependencia como ministro de culto y que el colombiano, Edwin Avendaño, está notificado ante el Instituto Nacional de Migración para impedir ejerza actividades de culto en el país, aunque se desconoce si existe denuncia penal por parte de las instituciones clericales.

Se desconoce si las Diócesis pertenecientes a Veracruz han hecho anuncios a la comunidad.

 

De la redacción