“Por no seguir los consejos de mi mamá, ahora me dejaron con bebé y deudas”, dice Sarahí, de 16 años, quien se preparaba para cursar su segundo semestre de bachillerato, cuando quedó embarazada.

El padre de su hijo, quien es siete años mayor que ella, al principio vivieron juntos algunos meses y luego él fue a trabajar a la Ciudad de México desde donde le enviaba dinero para el parto.

El día que ella empezó con los dolores le dio el dinero a su pareja. Cuando Sarahí ya se alistaba para abandonar el hospital, los encargados la detuvieron, ya que el padre de su hijo sólo pagó una parte y aún restaban tres mil pesos, los cuales Sarahí sabía que sí los tenían, pero él decidió tomar ese dinero y desaparecer.

 

Embarazos

complicados

El embarazo en adolescentes es prematuro en función de su desarrollo biológico, fisiológico, psicológico y social. De las muertes maternas ocurridas en 2009, 13.8% correspondía a menores de 19 años.

Según estadísticas de natalidad del Inegi, en 2008 se registraron 457 mil 929 partos de menores de 20 años, es decir, 17.4% del total de nacimientos registrados ese año.



Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba