Xalapa.- El Gobierno de Veracruz pretende ejercer para el 2018, un presupuesto de 113 mil 654 millones de pesos, que representaría un aumento de 11 mil millones de pesos con relación al autorizado este año por el Congreso Local, equivalente al 11.44% de aumento.

Así lo informó el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, al presentar el proyecto de Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos del Estado para el 2018, mismo que enviará hoy al Congreso para su análisis y aprobación.

Aseguró que no contempla nuevos impuestos ni alza en los ya existentes y tampoco contratación de un solo peso de deuda.

Destacó que la prioridad seguirá siendo atender los rubros de la seguridad pública, salud, educación, combate a la pobreza, obra pública y el apoyo al campo veracruzano.

Aseguró que la Universidad Veracruzana (UV), el Instituto de Pensiones del Estado (IPE), la Fiscalía General del Estado (FGE) y los 212 Ayuntamientos recibirán alzas para su desarrollo y trabajo.

En el caso de la UV se contempla otorgarle un 25% más de recursos, por lo que ejercerá 2 mil 675 millones de pesos más de lo que gasta este año; al Poder Judicial se le asignará ingresos por 1 mil 705 millones de pesos, 226 millones de pesos más que este año; y 1 mil 279 a la Fiscalía General del Estado, lo que representa un aumento de 170 millones.

Y significó que en el caso del IPE no se utilizarán recursos de la Reserva Técnica de este Instituto para el pago de pensiones y jubilaciones, pues se duplicó su presupuesto para alcanzar 2 mil 261 millones.


En 2018 no habrá déficit

Recordó que cuando asumió la administración pública estatal, el gobierno tenía ingresos por 101 mil millones, pero sus gastos se calculaban en 121 mil millones de pesos, lo que generaba un desbalance de 20 mil millones de pesos.

Aseguró que al cierre del 2017 el déficit será sólo de seis mil millones de pesos, y con el ahorro en el pago de la deuda y otras medidas administrativas, al cierre del 2018 quedará en cero.

Reiteró el mandatario estatal que en el 2016 se duplicó la nómina del Poder Ejecutivo y que todos los recursos públicos se desviaron, por lo que hoy la Auditoría Superior de la Federación (ASF) acreditó el mal manejo de 75 mil millones de pesos, “lo que generó un grave desbalance en las finanzas públicas”.



Armando Landa A.

Corresponsal