El mejor negocio para la banca ahora son los créditos de nómina.

En el país, el salario de 3 millones 700 mil mexicanos se encuentra condicionado a largo plazo con deudas contraídas con la banca, debido a que los créditos de nómina que ofertan aumentaron los plazos para liquidarlos a más del doble del tiempo que hasta hace un par de años.

En contraste, los créditos con plazos de 24 a 36 meses bajaron su proporción de 39 a 15 por ciento, en el mismo periodo, según registros de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En Orizaba, los trabajadores “condenados” a no poder renunciar a sus empleos por los créditos que están pagando podrían alcanzar hasta el 15 por ciento, según estima el académico de la Universidad Veracruzana (UV) y consultor financiero Andrés Cachón Pat.

Según la CNBV, el 25 por ciento de los préstamos que se han generado están a plazos de más de 60 meses, e incluso algunos son pagaderos a 7 años, tiempo promedio en que se paga un crédito hipotecario.

Cachón Pat expone que hay gran eficiencia por parte de las instituciones bancarias para aplicar los cobros y evitar los retrasos, y los trabajadores de clase media y baja hacen muchos esfuerzos para cumplir con sus obligaciones.

De lo contrario, explicó, los bancos aplican altos intereses, razón por la cual resulta mejor pagar.

Desde 2011 y hasta julio de este año, el crédito de nómina que han otorgado los bancos ha crecido tres veces más que el de tarjetas de crédito, aumentando 170.8 por ciento para llegar a 214 mil 985 millones de pesos.

Aunque los empleados empeñan con ello su sueldo, muchos han comenzado a contratar este tipo de financiamiento cayendo en la promoción a través de los cajeros automáticos y completando el trámite telefónicamente, el cual puede ser en 24 horas.

Pero el aumento del periodo para liquidar un crédito de nómina puede ser lo que está incidiendo en la morosidad, ya que la banca optó por dar un mayor monto a un plazo mayor para descontar menos al trabajador.

El Índice de Morosidad ajustado con las quitas y castigos se ubicó en 12.47 por ciento en agosto de este año, por arriba del 11 por ciento del mismo mes de 2016, según los registros de la CNBV.



César Carrillo

El Mundo de Orizaba