Las nuevas tarifas de interconexión que deberán pagar las telefónicas a Telcel afectará a los consumidores y a la competencia del sector.

A partir del 1 de enero de 2018, Telcel comenzará a recibir pagos de sus competidores por terminar llamadas y mensajes en su red, ingresos que no recibía desde 2014.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) decidió eliminar la llamada tarifa cero y de esta forma, por ejemplo, AT&T y Telefónica Movistar tendrán que pagarle a Telcel 0.028562 pesos por minuto de llamada, cuando desde 2013 no lo hacían.

En cambio, Telcel deberá pagar a sus competidores 0.112799 pesos por minuto, cuando actualmente paga 0.19 pesos, es decir, un 40.63 por ciento menos.

Expertos aseguran que esta decisión podría ser un triunfo para el empresario Carlos Slim, dueño de Telcel, sin embargo puede ser preocupante para la competencia por los costos que van a generarse.

El analista económico y socio presidente de ZH&C Consultores de México, Juan Carlos Esqueda Arias, manifestó que para los consumidores sí se espera un incremento, aunque sea pequeño, en las tarifas y el consumidor final.

El especialista señaló que incluso existe el riesgo de que se acaben los planes ilimitados y varias promociones que desde 2013 han estado en el mercado, abaratando las tarifas en hasta un 29% de ese año al cierre de 2016, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Este tema, abundó Esqueda Arias, estuvo en la mesa de debate durante varios meses y se vería reflejado en el cambio de tarifas que tiendan a la alza de precios.

Por su parte AT&T México y Telefónica Movistar consideraron que el único beneficiado con la eliminación de la tarifa cero es el Agente Económico Preponderante (Telcel), y que la tarifa cero (vigente desde 2013) había traído beneficios para los usuarios, los que podrían terminar a partir de 2018, con la consecuente menor creación de infraestructura y competitividad.



Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba