La delincuencia encontró en las largas filas de vehículos, originadas por accidentes en la autopista Veracruz-Puebla, una nueva modalidad para perpetrar atracos a los conductores “atrapados”.

Esta banda ya detectada por la Policía Federal (PF) dio su primer “golpe” masivo el miércoles 20 de julio. A las 7 de la noche, una carambola registrada en el carril hacia Puebla, a la altura de las Cumbres de Maltrata, obligó a cerrar totalmente la pista.

La fila de vehículos alcanzó unos dos kilómetros después de la caseta de Esperanza. Así permaneció 6 horas.

Mientras cientos de automovilistas y camioneros esperaban que la fila avanzara, cerca de las 00:00 horas del jueves, encapuchados y armados con pistolas, los sorprendieron por las ventanillas, despojándolos de carteras y celulares.

Testigos revelan que hubo detonaciones hacia la puerta de un autobús turístico de Córdoba, cuyo operador se negaba a abrir. Los demás conductores no pudieron hacer nada más que esperar a ser asaltados, pues no había para donde escapar.

Una de las víctimas es José Sierra Silva, político de Córdoba, a quien encañonaron en compañía de su familia. “Llevaban hasta una bolsa de esas como de basura (para echar el botín). Me apuntaron en la cabeza, se llevaron dinero, y celulares”, recordó.

Autoridades de la Policía Federal, de la jurisdicción de Puebla, aseguraron que esta es la primera vez que pasa, y la última, pues implementarán medidas preventivas.

“Nunca habíamos tenido tanto tiempo cerrada la autopista. Fue circunstancial, y esta gente aprovechó para delinquir. En caso de que sucedan accidentes que paralicen la vialidad, vamos a patrullar por tierra”, dijo un oficial.

ENTÉRATE

II La noche del miércoles, ladrones aprovecharon el cierre de la autopista por un accidente para asaltar a conductores.

Valentina Montalvo/El Mundo de Orizaba

Foto: En la carambola resultaron heridas varias personas. Pero además, otras fueron asaltadas.