Derivado de la entrada en vigor del Sistema Penal Acusatorio y Oral, miles de acusados de delitos menores podrán salir de prisión y enfrentar un juicio en libertad, lo que tendría como consecuencia una escalada de violencia.

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) estima que durante los próximos seis meses cerca de 50 mil reos sean liberados para enfrentar sus cargos en libertad, pues el sistema penal establece que sólo los inculpados de delitos graves deben enfrentar juicios privados de su libertad.

Enriqueta López Leal, secretaria del Foro Metropolitano de Abogados de la Región de Orizaba, explicó que el nuevo sistema permite que los imputados de delitos menores sean juzgados en libertad, bajo medidas cautelares y de restitución del daño.

Sin embargo, los inculpados antes de la entrada en vigor tendrían que solicitar el beneficio ante el juez que esté a su cargo.

Esto impedirá que los imputados de delitos menores se "mezclen" con delincuentescon delitos federales y "se especialicen".

Lamentó que muchos acusados presos no podrán acceder a este tipo de justicia al no contar con los recursos para iniciar un amparo.

César Carrillo/El Mundo de Orizaba