II ABEL VALDEZ 

EL MUNDO DE ORIZABA


La primera desventaja que tienen las partes tanto acreedor como deudor, es el propio juicio, dijo el abogado Manuel Othón Ramírez López, coordinador y defensor de los deudores de la banca.

Lo que significa que en la especie no hay espacios para llevar a cabo los juicios orales mercantiles y el único lugar donde se están llevando a cabo es en el juzgado segundo menor.

“En instalaciones provisionales, en donde el equipo viene de Xalapa, en donde estamos sujetos a las contingencias de tiempo y de espacio de los servidores públicos que llevan a cabo ese tipo de trabajo”, dijo.

Y ejemplificó que si tuviera para hoy una audiencia de un juicio oral, pero resulta que no llega el equipo y ni se hace la audiencia y se da otro día y hora para llevar a cabo el juicio, lo que significa que la justicia no es pronta ni expedita.

Porque el Tribunal no ha otorgado los recursos económicos necesarios para que se pueda tener un local.

“Entonces la primer desventaja es para las partes, porque no tenemos instalaciones adecuadas que cumplan con expectativas de los juicios orales; de ahí en fuera, pues sí es una ventaja los juicios orales porque nos permite terminar más rápido el procedimiento. Quieres una audiencia, te vas a una audiencia preliminar en donde igual que en los juicios normales o juicios mercantiles dependemos del factor pruebas”.