II Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba


Unos tres casos de acoso escolar han sido canalizados por las escuelas al DIF Municipal de Orizaba para que puedan ser tratados y atendidos por las autoridades. Estos se presentaron durante los primeros seis meses del año y corresponden a situaciones que viven niños de 9 y 10 años. 

El psicólogo y el coordinador del Programa Atención a Menores y Adolescentes (PAMA), Juan Carlos Cabrera Ramírez, explicó que estas situaciones se presentaron a través de las redes sociales.

Sin embargo, aseguró que al estar trabajando en conjunto con los planteles educativos se les ha dado atención y seguimiento tanto al agredido como al agresor.

“En los casos que se han trabajado en el DIF, se ha requerido el apoyo integral porque el trabajo no sólo se hace con el que agrede sino también es a nivel educativo, nosotros como institución y los padres de familia que juegan un papel fundamental en esto. Desgraciadamente, hay casos donde los padres no aceptan la situación”.

Destacó que detrás de un niño que acosa o “bulea” existen carencias afectivas por disfuncionalidad en su familia, abandono a sus necesidades reales y otras causas que ocasionan actitudes que deben ser tratadas.

De enero a julio se han atendido mil 900 alumnos de las secundarias Técnica 84, UGM, del Instituto Pluviosilla, Guillaumín, y de unos 118 jóvenes que hacen parte del PAMA y padres.