II Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba

 

La población sigue considerando que donde existen más casos de corrupción sigue siendo en el sector público, pues de acuerdo con los resultados de la Encuesta de Corrupción y Cultura de la Legalidad, 92 por ciento de las personas encuestadas considera que en nuestro país hay corrupción y que es en el sector público donde hay más, teniendo un porcentaje del 73.9 por ciento.

La Canacintra en Orizaba en este año indicó que los pequeños negocios que no están cobijadas por algún órgano o cámara destinan cerca de un 15% de sus recursos para que se les permita operar sin ningún problema.

Empresarios que pertenecen a Canaco, Canacintra o alguna otra cámara destinan únicamente el 5% de sus recursos económicos para “mochadas”, estos son casos aislados que se presentan cuando los empresarios inician la operación de su negocio y desconocen a qué instancia acudir para operar, debido a ello, las autoridades del sector público siguen teniendo mala fama por realizar actos de corrupción.

Según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (Encig) en 2015, el costo a consecuencia de la corrupción por contacto con las autoridades y trámites vehiculares fue de 6 mil 418 millones 824 mil 589 pesos, es decir, 2 mil 799 pesos por persona afectada, mientras tanto, el Inegi advierte que en las grandes ciudades de México casi 33 millones de adultos realizan al menos un trámite, pago, solicitud de servicio o tuvieron contacto con un servidor público y en 9 millones 908 mil 332 casos, tuvieron experiencias de corrupción y el nivel de incidencia de estos actos sufridos por quienes tuvieron contacto con algún servidor público fue de 30 mil 97 por cada 100 mil adultos.

Un estudio de la UNAM, que lleva por título “La corrupción en México: percepción, prácticas y sentido ético”, indicó que 73.9 por ciento de la población que considera que en México hay corrupción (92 por ciento), argumenta que es en el sector público donde hay más corrupción y la mitad de ellos, es decir, el 47 por ciento, cree que es en los niveles más altos donde las prácticas de corrupción son más comunes.