II Gisela Hdez. Muñoz

El Mundo de Orizaba

 

El Paseo del Río Orizaba, es uno de los principales atractivos turístico de la ciudad, sin embargo en un recorrido realizado desde los Filtros hasta el Palacio se puede ver que luce un poco deteriorado.

La noria sin funcionar, agua estancada, proliferación de moscos, desagües, agua sin control son algunos de los principales achaques.

La rueda de madera se inauguró en noviembre del 2015, y sería una inversión más al cauce para las visitas, sin embargo hoy luce descolorida, con fisuras, algunas aletas rotas.

En el lugar donde fue colocada, se puso una puerta para evitar el paso del agua, unos costales también lucen en el lugar, esto evita el contacto con la corriente de agua.

Lo anterior ocasionó que el agua se estancara y con ello la proliferación de mosco aedes egypti, así como un mal aspecto al pasar por la zona.

Más adelante las intensas lluvias provocaron el destape de las tapas de registro que se encuentran en la ribera del  Río, lo que en la zona de los avestruces provocó la necesidad de aperturar un tramo de al menos 20 metros para hacer reparaciones.

Los desagües conectados al afluente son también otro de los motivos que ocasionan mal aspecto al paseo pues en esta temporada con la lluvia, se ven los chorros constantes desembocando.

Los pequeños bancos de área a las orillas también hace notoria que los niveles del río siguen saliendo de su cauce en la zona aviaria, por lo que se debe poner atención a los señalamientos.