Las iglesias cristianas-evangélicas le están apostando a la educación de los niños y jóvenes para que no tengan que recurrir a prácticas como el aborto, pues la mejor opción es que las nuevas generaciones se involucren en actividades religiosas respetando la vida.

Miguel Hernández, director del movimiento religioso Invasión, comentó que, si se legisla en favor de la vida y se prohíbe el aborto, no será un triunfo para las iglesias cristianas o católicas, puesto que es un triunfo para la sociedad, para la vida y para los principios de las asociaciones religiosas que respetan que Dios es el único que otorga y da la vida.

Dijo que ellos respetan el libre albedrío de las personas, pero como iglesia cristiana consideran que atentar contra una vida puede traer consecuencias también para la persona que lo practica, por ello están buscando ofrecer una mejor alternativa para los jóvenes que parte de la educación y de la intervención en actividades religiosas.


Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba