El nuevo modelo educativo que se encuentra planteando la Secretaría de Educación Pública (SEP) será insuficiente para atender las necesidades de niños y jóvenes con capacidades diferentes, a pesar de que dicho proyecto establece la inclusión y equidad como uno de los puntos claves para su ejecución.

El presidente de la Asociación de Invidentes y Deficientes Visuales A.C., Leonardo Javier Gutiérrez Tamayo, explicó que la principal problemática será con la falta de preparación de los docentes para atender a quienes no pueden ver porque desconocen los sistemas electro-educativos o el Braille.

“La inclusión siempre ha estado dentro de la Ley General de la Educación en el país, pero sinceramente, ¿cuántas escuelas tienen a maestros preparados para atender a personas ciegas y que sepan Braille? ¿o que tengan algún sistema electro-educativo? Solamente el Centro de Atención Múltiple (CAM) y Fundación Roma tienen como cinco computadoras que es donde dan el apoyo”, dijo.

En este sentido, señaló que este modelo se queda corto y que no habrá mayores avances, como ha sucedido desde hace años atrás, al igual, que el plan de desarrollo para personas con discapacidad que fue presentado desde 2013 y que el presidente Enrique Peña Nieto dijo que estaría poniéndose en circulación a partir del 2014 y que no se conocen los resultados anuales del mismo.

Manifestó que los casos de discriminación que se presentan con personas discapacitadas se están dando en mayor medida en el ámbito universitario, como sucede en la Universidad Veracruzana en lo que respecta al examen de admisión, pues “si no pides con anticipación un sinodal, muy pocas veces hay el apoyo para pasar la evaluación”.


Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba