Maestros pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se manifestaron en calles de Orizaba, Palacio municipal y parque Apolinar Castillo, en repudio por las agresiones sufridas a manos del Gobierno federal.

Fue a partir de las 13:00 horas de este martes cuando el contingente recorría Camino Nacional de Río Blanco, y luego pasó por los arcos para pasar hacia Orizaba y caminar sobre la calle Poniente 7.

Durante el recorrido se escucharon voces en alto como “¡Peña decía que todo cambiaría, mentira, mentira, la misma porquería!”.

Asimismo, los manifestantes portaban lonas con mensajes como “Los maestros veracruzanos de Orizaba y Altas Montañas-CNTE, en pie de lucha”, “Por una evaluación formativa e integral, defensa de los derechos laborales, educación pública”, “¡Rechazo a la evaluación punitiva!”.

Una vez que llegó el contingente al cruce de Sur 10, subieron por la calle para que cuando llegaron a la esquina de Colón Oriente, frente a la Alameda, caminaron sobre la arteria hasta llegar a las afueras del Palacio municipal.

Ahí colocaron mantas y cartulinas relacionadas con la protesta, y aunque los policías que resguardaban el acceso principal del recinto, no hubo problemas para poner las lonas ni disturbios.


Nochixtlán en la mira

El maestro Ramón Tepole explicó que estas manifestaciones se dan en el marco de que se cumplió un mes de la agresión de la Gendarmería Nacional y de policías federales cobtra maestros y civiles en Nochixtlán, Oaxaca.

Además, de que también la Comisión Nacional Única de la CNTE continúa en las mesas de diálogo con las autoridades federales.

Así como también, a las Cámaras de senadores y diputados les toca abrogar y suspender los efectos de las reformas.

La reforma educativa es la madre de todas y si cae ésta las demás van a caer; por ello la estrategia de utilizar al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) para que se involucre en la reforma, aseguró.

En tanto, el maestro Jesús Quiroz Cortés dijo que el pasado lunes de manera cínica y desvergonzada, el presidente Enrique Peña Nieto pidió perdón por todo lo que ha hecho su administración, específicamente por la “Casa Blanca”, con toda la corrupción de su esposa Angélica Rivera.


ABEL VALDEZ

EL MUNDO DE ORIZABA