II César Carrillo

El Mundo de Orizaba


Moody’s Investors Service redujo las calificaciones crediticia del estado de Veracruz a “B1/Baa3.mx” desde “Ba3/A3.mx” y las colocó en revisión para posible baja, luego de que el gobierno no ha presentado la cuenta pública del 2015 ni de los dos primeros trimestre de este año.

Al calificar con Ba3 Moodys está indicando que Veracruz tiene una calidad de crédito cuestionable, mientras que al calificar con B1 señala que es sujeto a especulaciones y tiene alto riesgo crediticio, además de que tiene una calidad de crédito en general pobre.

Según la administradora Carolina García, este tipo de calificaciones puede influir en los inversionistas extranjeros, pero también en los prestadores de servicios en un futuro, ya que la falta de solvencia y mala administración publica del estado ha quedado evidenciado.

“No solo faltan recursos al interior del estado, sino que será difícil obtener nuevos créditos y proveedores debido a esta situación”, consideró.

En un comunicado, Moody’s dijo además que las obligaciones de Veracruz requieren la presentación de información financiera, sin embargo el Estado, contraviniendo estas obligaciones, no ha hecho públicos sus estados financieros.

Esto ha ocasionado que aumente la incertidumbre alrededor de su posición financiera pues no existe ni siquiera reporte de su deuda a corto plazo.

La agencia dijo que la revisión para posible baja adicional de las calificaciones refleja la falta de visibilidad alrededor de la posición financiera actual de Veracruz y su nivel de deuda bancaria de corto plazo quirografaria.

Indicó que durante el periodo de revisión, buscará información adicional sobre ambos elementos, incluyendo los planes para repagar la deuda de corto plazo, en caso de existir, antes del 1 de septiembre de 2016, en línea con la legislación en materia de disciplina financiera de las entidades federativas y municipios.