Los créditos que ofrece Infonavit resultan ser 30% más caros que los adquiridos por la Banca Comercial, es por ello que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) pretende analizar el esquema del Infonavit. 

Debido a que ahora Infonavit ya no está al frente de la construcción de las viviendas, sino que ahora están tomando esta parte las constructoras, los créditos que se ha encargado de colocar Infonavit son para toda la vida, así lo dijo el líder sindical César Silva, quien además apuntó que Infonavit debería regresar a sus prácticas originales de proveer vivienda. 

Para esto la SCJN este miércoles estará analizando un proyecto que declara inconstitucional el esquema de crédito hipotecario que maneja el Infonavit desde 1992. 

César Silva mencionó que el Infonavit se constituyó en el marco de la celebración por el Día del Trabajo del 1 de Mayo, para hacerle un poco de justicia a los trabajadores y esto se convirtiera en una oportunidad para que la persona pudiera tener una vivienda, siendo entonces en 1972 cuando fue creado el Infonavit.

Manifestó que en ese entonces no se trata de otorgar créditos, sino de tener vivienda, no obstante, ahora el Infonavit no es quien está al frente de la construcción de los complejos habitacionales, es por ello que ahora lamentablemente los trabajadores no ven la posibilidad de lograr pagar el crédito, complicándose en la región la situación cuando la persona se queda sin trabajo, perdiendo la oportunidad de pago y en consecuencia su adeudo va creciendo año con año hasta llegar a cantidades insostenibles, puesto que se cuadriplica el adeudo con el Infonavit, es decir, el valor de la vivienda se deprecia, no obstante, la deuda sigue creciendo. 

Dijo que para evitar que muchas de estas viviendas queden en el abandono, los trabajadores piden que Infonavit recupere su esencia de poder otorgar vivienda a quienes menos tienen y menos ganan, construyendo viviendas en zonas urbanas con precios accesibles.

Manifestó que con un caso que se gane, la SCJN al emitir un juicio automáticamente se vuelve jurisprudencia y teniendo un caso que sirva de ejemplo, los trabajadores podrán acogerse a esa resolución y solicitar al Infonavit recalcule los créditos.

 

Un ejemplo

Si una persona adquiere un crédito de un millón de pesos, considerando la diferencia de un 30% entre un crédito de Infonavit y un bancario, se podría generar un ahorro desde 230 mil pesos hasta 690 mil pesos, pues si bien Infonavit cuenta con una tasa de interés de 12%, la banca tiene créditos menores al 8%, es decir, por ejemplo, si se solicita un crédito de un millón de pesos para bienes duraderos, los intereses anuales rondarían en los 40 mil pesos o sea 20 años.


Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba