En los centros comerciales, de las 10 frutas más comunes que se ofrecen, al menos cinco de éstas son de procedencia extranjera, esto implica que productores mexicanos dejen de ser proveedores para las grandes cadenas. Entre los frutos extranjeros destacan kiwi, manzanas, fresas, ciruelas y chabacanos.

En las faldas del volcán Pico de Orizaba, en los municipios de La Perla y Mariano Escobedo, la tierra es fértil para la producción de manzana, sin embargo, en estas regiones los campesinos no cuentan con los suficientes recursos para invertir en la producción de manzana de exportación, debido a que no cuentan con fondos para hacer frente a plagas y alteraciones climáticas y dejan pérdidas totales en su inversión, así lo manifestó Gabriel Zepeda, integrante la Confederación Nacional Campesina (CNC).

Otra zona donde en algún tiempo se intentó producir fresa de exportación e importación es en Balastrera, perteneciente al municipio de Nogales, no obstante, los productores atravesaron la misma situación, siendo más alto el gasto de inversión que de ganancia y es debido a eso que su producto se consume únicamente de forma local, limitando que puedan ser vendidos en los centros comerciales. 

Gabriel Zepeda destacó que para la siembra de kiwi y uva, entre otros frutos, la tierra de la zona no es fértil para su producción, impulsando que frutos del extranjero, principalmente de Estados Unidos, se puedan encontrar en centros comerciales a un alto costo, pues hay que recordar que los productos importados del vecino país del norte se cotizan en dólares.

Para impulsar la economía de los campesinos locales y evitar que productos del campo extranjero lleguen a la mesa, Gabriel Zepeda propone apoyos verdaderos para el sector campesino y la creación de una central de abastos para que comerciantes de otros estados puedan conocer la calidad de los productos de la región y así la economía local sea fluida.


II Yamilet Gámez

El Mundo de Orizaba