II Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba


Ante el incidente donde se quemó el buque-tanque “Burgos” en el Puerto de Veracruz, la que debería “dar la cara” es la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) para conservar y proteger los arrecifes de coral y de la flora y fauna que se encuentra en este lugar.

Tan sólo de aves terrestres y marinas, se tienen estudios que hay más de 140 especies que pueden resultar dañados.

Además, en el caso del coral, -que de por sí está sufriendo un proceso de acidificación y contaminación muy alto porque se vierten los fertilizantes, químicos y basura en los ríos- ahora la situación será más crítica.

El doctor, investigador y miembro del Centro de Estudios Geográficos, Biológicos y Comunitarios S.C. (Geobicom), Jaime Ernesto Rivera Hernández, explicó que entre más tiempo se quede el buque será un riesgo latente y que en cualquier momento puede ocasionar mayor daño a la biodiversidad que hay en los mares del puerto.

Manifestó que se trata de un área federal protegida y que tendrán que ver cuáles son las tecnologías con las que actuarán, al igual que exista la voluntad política de las autoridades, y poder realizar el retiro de ese buque ó que al menos puedan terminar de sacar -de manera segura- el combustible que aún le queda.

“Hay que llevar esto con mucho cuidado, sobre todo tener en cuenta toda la normatividad aplicable por ser un área natural protegida; debe haber mucho cuidado para dañar lo menos posible... Siempre ocurren estos accidentes, lo cual dice que hay cierta experiencia en ello. Ya no se puede cometer los mismos errores y no afectar el ecosistema marino, se deben tener medidas compensatorias”, dijo.