II César Carrillo

El Mundo de Orizaba 


Tras terminar los trabajos de la primera etapa de construcción del Periférico Metropolitano Orizaba-Córdoba consistentes en el trazado y estudios topográficos, integrantes del colectivo Frente de Resistencia Popular Contra el Periférico consideraron que en adelante los conflictos con ejidatarios y pequeños propietarios crecerán pues la segunda etapa del proyecto consiste en “abrir” la brecha para la carretera y en consiguiente, desplazar a los pobladores. 

Integrantes del Frente señalaron que la postura de comuneros y ejidatarios se mantiene en resistencia contra el atropello y el desplazamiento de pobladores para la construcción de la megacarretera. 

Según informaron, representantes de la empresa Caseoli revelaron que la primera etapa había sido finalizada por lo que ahora la segunda parte intensificará el conflicto. 

Hasta ahora no ha habido nuevo diálogo por parte de los representantes ni autoridades, sin embargo existe la incertidumbre debido a que siempre han desarrollado sus trabajos de manera intransigente, “madrugando” a los pobladores sin respeto por sus derechos humanos y civiles, incluso invadiendo predios. 

“Una vez que abran la brecha pues ya comenzarán los trabajos de construcción y donde van a meter la maquinaria, ahí es donde va a empezar ahora sí los problemas, nosotros no vamos a permitirlo”. 

Reconocieron temor a que ocurra un caso similar el que se presentó en Xochicuautla en el Estado de México en donde la población fue desplazada de manera violenta y autoritaria.