Ciudad de México.- Los cuatro aspirantes a dirigir la futura Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNBP) comparecieron ante colectivos de familiares de víctimas.

Participaron familiares de desaparecidos en diversos estados del País, como Nuevo León, Sinaloa, Veracruz, Coahuila, Tamaulipas, entre otros.

El primero en comparecer fue Mario Alberto Hernández Ramírez, quien fue fiscal en la PGR.

En la sesión de preguntas le cuestionaron si podría hallar ADN de restos calcinados, si estaría dispuesto a ir a campo a buscar personas desaparecidas, si continuaría la estrategia de confrontación a los grupos criminales en el marco de la Ley de Seguridad Interior.

Hernández Ramírez respondió, entre otras cosas, que él se considera un funcionario operativo que le gusta hacer ir a terreno, que en Nuevo León hay 132 desaparecidos y que los militares tienen que acatar las leyes civiles.

El segundo en comparecer fue el ex funcionario de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Salvador Felipe Arias, quien propuso la construcción de una institución eficiente, basada en la calidad y cercana a la ciudadanía.

Los colectivos le cuestionaron si era experto en labores de búsqueda o si había acompañado al familiar de algún desaparecido a realizar esa tarea, a lo que el abogado reconoció que no.

“No soy experto en búsqueda. No he estado en procesos de búsqueda, no he realizado búsquedas con algún familiar. Lo que yo ofrezco aquí es mi experiencia en derechos humanos”, apuntó.



Agencia Reforma