Era un nombre trabajador, noble y estaba al pendiente de su familia. Desde hace cuatro años es buscado por su familia. Oscar Hernández Flores desapareció el 2 de abril de 2013.

Uno de sus grandes sueños era bailar con su hija su vals de 15 años, pero 20 días antes, se lo llevaron. “Te seguiré esperando, hijo, hay tantas cosas pendientes, sobre todo esas palabras que tú siempre me decías: madre, tú nunca estarás sola, me tienes a mí”. Ella, su madre, pide indicios de su hijo, pues a cuatro años de su ausencia, su esposa, sus hijos y ella, lo esperan.

Sus sueños le fueron arrebatados, “lo único que nos dejaron de ti, ese día que te llevaron, fue solo una sandalia que su hija guarda como un recuerdo, esos fueron sus 15 años”. Y agrega: “les pido como madre de mi hijo Óscar, si algo saben de él díganme dónde está. Le arrancaron sus sueños, su vida y con la suya la mía y la de su familia”.

II DE LA REDACCIÓN