Ciudad Mendoza.- Una joven mujer que viajaba a bordo de un taxi requirió de atención médica solicitando al conductor detuviera el vehículo ya que se sintió mal. Paramédicos de una ambulancia que circulaba

detrás prestó el auxilio

correspondiente.

Fue ayer a las 13:00 horas frente a la instalaciones de Fiscalía cuando a bordo de un taxi de Mendoza Chevrolet marcado con el número económico 203, iba una pareja y detrás circulaba una ambulancia de la Cruz Roja.

De pronto el taxista se detuvo accionando el claxon y solicitó el auxilio de los paramédicos, quienes se detuvieron e inmediatamente se dirigieron hacia la unidad de alquiler.

Ayudaron a una joven quien mostró una dolencia al parecer en uno de sus pies, aunque también hizo referencia a sentirse mal al agarrarse la cabeza. Fue revisada en el lugar de los hechos durante algunos minutos.

Sin embargo, tras su análisis no quiso ser trasladada a algún hospital, para luego retirarse junto con su acompañante.

Al indagar con socorristas determinaron que no presentaba riesgo o alguna dolencia que pusiera en riesgo su salud.

Inmediatamente fue abierta nuevamente la vialidad en dicha calle.



De la Redacción