Orizaba.- Crece la incertidumbre entre empleados del Juzgado Segundo Menor en esta ciudad, ante el fuerte rumor de que el Tribunal Superior de Justicia en el Estado, podría anunciar en los próximas días el cierre total de las instalaciones judiciales, ubicadas sobre la avenida de Poniente 5, entre

Sur 2 y 4.

De acuerdo al testimonio de algunos empleados de la judicatura, este temor es a consecuencia de la reestructuración que está próxima a venir, tal y como ocurrió a los juzgados penales de Primera y Tercera Instancia, algunos trabajadores fueron cesados, mientras que otros fueron reinstalados en otros distritos con el mismo

salario.

Precisan que el temor e incertidumbre se fundamenta de que algunos empleados que prestan sus servicios al jugado menor, están laborando únicamente por contratos, y es probable

que pierdan su trabajo,

comentaron.

Explicaron que en cambio a los sindicalizados como ha ocurrido con otros juzgados, ya sea los reinstalan en un juzgado en esta ciudad, o son removidos a otros distritos, como ocurrió con sus compañeros que fueron a parar hasta Minatitlán, al parecer hasta la ciudad de Coatzacoalcos, lo peor con el mismo salario que perciben actualmente, otros los jubilan.


DE LA REDACCIÓN