Orizaba.- Nuevamente la cantina “Coronitas” es escenario de hechos violentos, luego de que la noche del pasado martes los hijos del propietario le propinaran una tremenda golpiza a dos hermanos que laboran como empleados de la funeraria La Paz.

La coordinación de bares y cantinas del Ayuntamiento, procedieron a clausurar ese antro, pero es factible que una vez que el dueño pague una multa administrativa el establecimiento sea reabierto .

Según las autoridades, este zafarrancho se registró el pasado martes alrededor de las 22:00 horas, cuando los dos hermanos llegaron a ese bar que se localiza sobre la calle de la Oriente 7 entre la Norte 4 y 6, con el fin de festejar el cumpleaños de uno de ellos.

Posteriormente arribaron dos hijos del dueño de ese local los cuales al parecer se encontraban en estado de ebriedad, y sin que se conozcan los motivos sostuvieron un altercado con los dos empleados de la mencionada funeraria.

Inesperadamente los familiares del dueño de esa cantina, se abalanzaron sobre ellos y los atacaron a golpes y a botellazos, causándoles serias heridas en el rostro y en la cabeza los cuales cayeron al suelo bañados en sangre.

Para esos momentos otros clientes que ahí se encontraban salieron rápidamente de ese bar lo mismo que los agresores, para evitar que la Policía Municipal fueran a detenerlos.

Vecinos y comerciantes aledaños a ese negocio, solicitaron el auxilio de paramédicos de la Cruz Roja, los cuales al llegar les prestaron ayuda a los lesionados y los canalizaron a un sanatorio. El bar fue clausurado después de los hechos registrados en la noche del martes pasado.


DE LA REDACCIÓN