Orizaba.- Al menos 7 lesionados entre pasajeros y chofer, así como daños materiales por más de 70 mil pesos, fue el saldo del aparatoso choque entre un autobús de la línea Miya y una camioneta, la cual casi derrumba por completo un monumento, sobre la calle Teresa Peñafiel.

Los heridos fueron canalizados al sanatorio Covadonga, donde serían evaluados por el personal médico, aunque una pasajera identificada como Liliana Ibáñez fue quien resultó seriamente lesionada de las cervicales y de ambas piernas.


El accidente

Este percance se registró ayer alrededor de las 16:15 horas, cuando el camión Miya de la ruta de Circunvalación, sin placas, número económico 1023, circulaba sobre el carril de subida de la prolongación de la Sur 17, conocida como Teresa Peñafiel.

Al llegar a la calle 20 de Noviembre (Oriente 26), el conductor de la camioneta Durango azul, matrícula YKB-13-18 que al parecer es pastor de un templo, presuntamente no respetó los señalamientos viales y se impactó aparatosamente contra el citado camión, resultando lesionados 6 pasajeros y el operador.

Tras el choque la camioneta salió proyectada contra un monumento que por ese lugar se localiza, el cual casi derriba por completo; testigos de inmediato solicitaron la presencia de los paramédicos.

Al llegar los rescatistas les prestaron ayuda a los heridos a quienes les pusieron collarines y enseguida los trasladaron al citado hospital, donde quedaron internados para ser sometidos a diversos exámenes.

Minutos después llegó el perito en turno de la Delegación de Tránsito, y procedió a tomar conocimiento de los hechos, cuantificando los daños en más de 70 mil pesos; posteriormente ordenó a los gruyeros remolcar los vehículos al corralón para deslindar responsabilidades.

Algunos vecinos manifestaron que son ya 78 accidentes con el que ocurrió ayer, los que se han registrado en estas calles, por lo que solicitaron a las autoridades municipales una mayor vigilancia vial en este tramo o la instalación de un semáforo.




Leobardo Lima

El Mundo de Orizaba