Coatzacoalcos.- La explosión registrada el 20 de abril del 2016 en la planta Clorados III, que cobró la vida de 32 personas y dejó heridas a más de 130, sigue impune, después de un año transcurrido.

Han pasado 12 meses de los hechos que cubieron de tragedia a decenas de familias veracruzanas, la Procuraduría General de la República (PGR) no ha dado a conocer los avances en las investigaciones luego de la averiguación previa AP/PGR/VER/CTZ-IV/904/2016/PP iniciada el 21 de abril del año

pasado.

Petróleos Mexicanos (Pemex) y Mexichem, por su parte, dejaron de emitir información sobre el tema a los pocos días del siniestro ocurrido en el interior del complejo petroquímico Pajaritos.

A través de la respuesta a la solicitud de información con folio 0001700029017, personal de la Procuraduría confirmó que el asunto sigue en trámite e incluso, los familiares de los trabajadores que perdieron la vida ignoran si hay alguien en la cárcel luego de la tragedia, que esté pagando por la muerte de sus seres queridos.

Sin embargo, la procuraduría se negó a proporcionar cualquier tipo de información respecto al avance de las investigaciones del caso, en tanto la planta fue clausurada el 28 de abril del 2016 (ocho días después de la tragedia) por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y actualmente se encuentra en proceso de

desmantelamiento.


Agencia AVC

Los representantes del sector empresarial en la zona de Coatzacoalcos también confirmaron que el futuro de la planta de Pemex es incierto, pues no se ha dado a conocer fecha para una posible

reconstrucción.