Acatlán.- Un sujeto que tenía aproximadamente medio año de haber llegado de los Estados Unidos a su tierra natal, fue ejecutado de varios disparos de arma de fuego y rematado con el tiro de gracia, luego de que sus asesinos lo torturaron, según la hipótesis de las autoridades ministeriales que realizaron las diligencias del levantamiento del cuerpo.

Los hechos se dieron alrededor de las 07:00 horas de la mañana de ayer, cuando jornaleros que pasaban por la carretera de terracería que conduce del Yale o La Raya hacia la población de Vicente Camalote, miraron que el cuerpo de una persona del sexo masculino estaba tirado en una orilla.

Motivo por el que dieron parte a las autoridades municipales para que fueran a tomar conocimiento, después de corroborar que se trataba de una persona sin vida y que presentaba huellas de tortura e impactos de bala, los oficiales municipales dieron parte a las autoridades ministeriales para que realizaran la inspección ocular mientras era acordonada el área para evitar que los curiosos se acercaran y alteraron los indicios que pudieran haber en el

sitio.

El hombre ejecutado yacía boca abajo, vestía playera tipo sport color roja, pantalón de mezclilla azul, tenis rojos con negro.

El cuerpo fue reconocido por la joven Mirian Saavedra González quien dijo que el occiso respondía en vida al nombre de Alexis Saavedra González, y era su hermano quien se encontraba desaparecido desde un día antes, solo habían sido enterados de que el hombre había sido sacado a la fuerza de un bar de Tierra Blanca por sujetos armados.

Autoridades correspondientes realizaron el levantamiento del cuerpo para trasladarlo al descanso municipal de Acatlán, donde le sería realizada la necropsia, posteriormente el cuerpo sería entregado a sus familiares

para que le den cristiana

sepultura.

Las primeras investigaciones que tienen las autoridades sobre el homicidio de este sujeto, es que fue sacado del bar por 4 sujetos y subido a una camioneta negra, posteriormente fue encontrado tirado en el ejido el Yale, con huellas de torturas y el tiro de gracia.


II De la Redacción