Acultzingo.- Los cuerpos de los cuatro artesanos originarios de Coxolitla de Arriba y el chofer de El Encinar, Nogales, asesinados en Chilapa, Guerrero, llegaron a sus hogares, donde ya los esperaban sus familiares.

En medio de un gran dolor y llanto, familiares y lugareños, recibieron los cadáveres de Gonzalo de Jesús de Jesús, de 18 años; Daniel de Jesús, de 34; Roberto de Jesús Antonio, de 24; Aurelio Antonio Ramírez, de 37 años y el chofer de la camioneta en la que viajaban.

De acuerdo al fiscal del Guerrero, Xavier Olea Peláez, los responsables de la masacre de siete personas, son del grupo delictivo “Los Ardillos”, que opera en la región Centro. Entre los cuerpos estaban los cinco artesanos de Veracruz, desaparecidos desde el 25 de enero.

“Los últimos homicidios provienen de la existencia de una carpintería y de una vivienda que tiene conexión con la carpintería”, detalló Olea Peláez, por lo que “Los Ardillos”, habrían confundido a los artesanos con gente afín a dicha carpintería.


Tristeza en el pueblo

Fue ayer alrededor de las 7:30 horas cuando los restos de los citados artesanos, arribaron a la comunidad de Coxolitla de Arriba, mientras que el chofer fue llevado a El Encinar de Nogales, para que descansen sus restos.

Familiares y conocidos recibieron los ataúdes, con profunda tristeza representada en un largo silencio que sólo fue interrumpido por los cantos religiosos.

Los cuerpos de los artesanos fueron hallados en bolsas de plástico el pasado 30 de enero, en la comunidad de Chilapa, Guerrero, junto con dos personas más.

Los trabajadores se trasladaron al mercado de Chilapa, con el fin de vender sus muebles, pero al ser confundidos con presuntos integrantes de una banda delictiva, los plagiaron y posteriormente los ejecutaron.



De la redacción