Orizaba.- Mariluz Reyes Jiménez fue asesinada por su novio, quien presuntamente se enteró de que ella pensaba abandonarlo debido a sus contantes problemas por celos. Una vez cometido el crimen, el sujeto cortó el cuerpo de la mujer y las diferentes partes las tiró en varios lugares, según se conoció extraoficialmente.

Las autoridades ministeriales en esta ciudad, confirmaron la fuga del feminicida, tras realizar un cateo en la vivienda de éste, en la unidad habitacional El Trébol, aunque mantienen hermetismo para dar a conocer detalles del caso.


La desaparición

Mariluz, de 37 años de edad, vecina de Río Blanco, desapareció el pasado 23 de febrero y, según se supo, la última persona con la que la vieron fue su pareja sentimental.

Aunque las autoridades ministeriales han guardado total hermetismo en el caso del que se perfila como un feminicidio, se conoció que el homicida la habría tenido privada de su libertad algunos días y después decidió asesinarla.


La corta en pedazos

Se presume que tras matar a Mariluz, su pareja cortó el cuerpo en pedazos, los cuales metió en cajas y bolsas de plástico, para después tirarlas en diferentes puntos de la región, al parecer con el fin de hacer pensar que el crimen estaría relacionado con la delincuencia.

El hallazgo de la mayor

parte del cuerpo ocurrió el pasado 9 de marzo en la carretera a Zoquitlán Viejo, en el fondo de un barranco; en esa ocasión no se encontró la cabeza. Días después aparecieron otras partes del cadáver.

Tras realizar las pruebas pertinentes, se comprobó que el cuerpo cortado y regado, era el de Mariluz Reyes Jiménez. Fuentes cercanas a la investigación señalan que el primer sospechoso fue el novio de la mujer.


II DE LA REDACCIÓN