Río Blanco.- Ayer fue identificado oficialmente en la Fiscalía municipal en esta ciudad, el hombre que fue abatido la madrugada del miércoles por elementos de la Policía Estatal en un enfrentamiento que ocurrió en los límites de Río Blanco y Nogales, y que terminó en la avenida de Oriente 17, de la colonia Centro.

Se trata de un joven de 19 años de edad, que se llamó en vida Ulises Díaz Martínez, originario de Cosamaloapan, pero que radicaba en la colonia Francisco I. Madero de este municipio, la misma zona en donde fue abatido la madrugada del miércoles, supuestamente en un enfrentamiento armado con policías estatales.

Las autoridades ministeriales mencionaron que el joven fue identificado por su tía en la morgue de Funerales Gutiérrez, y en su declaración manifestó que el hoy occiso fue confundido por los estatales cuando se dirigía a su domicilio en la misma colonia de Francisco I. Madero.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el joven fue baleado la madrugada del miércoles en una balacera ocurrida a las 01:00 horas, aproximadamente, cuando vecinos de los límites de Río Blanco reportaron al C-4 la presencia de hombre armados.

Los policías se trasladaron al sitio del reporte en donde a decir de las autoridades policiacas se inició la persecución y balacera, entre los elementos policiales y los presuntos delincuentes.

La persecución se prolongó sobre el río de La Carbonera, en la colonia Barrio Nuevo, y se extendió a las avenidas México y Veracruz de la colonia Centro.

Ahí, uno de los integrantes de este grupo fue abatido por la SSP quien de acuerdo a las primeras investigaciones recibió por lo menos seis impactos de bala de grueso calibre. Sin embargo, su tía sostuvo que fue confundido en la persecución y balacera, y que no había motivos para perseguirlo.


LO CONFUNDEN, ASEGURA LA TÍA

De acuerdo con declaraciones de la tía de Ulises Díaz Martínez, avecindado en la colonia Francisco I. Madero, de Río Blanco, el joven, que se dirigía a su domicilio, fue confundido con un presunto delincuente y por esa razón fue perseguido y baleado hasta su muerte, pero que no había motivos.


SIEMBRAN PÁNICO

Los policías estatales persiguieron, en camionetas y a pie, durante varias cuadras del centro de Río Blanco a los presuntos delincuentes alrededor de la una de la madrugada del miércoles, obligando a los temerosos vecinos a resguardarse en sus viviendas


De la Redacción