II De la Redacción

Orizaba.- “Jamás participé en el secuestro y crimen de la sobrina del arzobispo Hipólito Reyes Larios, prueba de ello que fui liberado sin ningún problema y gracias a mis abogados que demostraron mi inocencia”.

José Carlos Victoria Cruz durante una entrevista que ofreció a varios medios de comunicación, sostuvo que permaneció aproximadamente siete años, 10 meses y 24 días en prisión en el penal de mediana seguridad de Amatlán de los Reyes.

Con el rostro desencajado por todo el proceso que enfrentó y por el tiempo que estuvo encarcelado, el entrevistado agregó: “Le doy gracias a Dios por haber recobrado mi libertad, pues con un solo señalamiento en mi contra de una de las personas detenidas al que por cierto nunca lo conocí, me procesaron y me sentenciaron a 65 años de prisión, luego de que me detuvieran sin contar con alguna orden de aprehensión y con un proceso amañado”.

Apuntó que “nunca firmé algún documento para que aceptara haber participado en esos hechos, a pesar de la tortura psicológica de los agentes policiacos que me aprehendieron el pasado 14 de agosto del 2008”.

Reiteró que en los juzgados nunca le presentaron a la persona que lo señalaba de haber estado implicado en el crimen de Karina Reyes Luna, por lo que jamás los carearon.

Con un tono firme y seguro dijo: “aquí me tienen sin odios y sin rencores, continuar hacia delante en compañía de mis seres queridos que nunca me abandonaron y que siempre estuvieron seguros de mi inocencia”.

Al cuestionarlo acerca de que si la iglesia influyó o ejerció algún tipo de presión, para que lo procesaran a pesar de ser inocente enfatizó: “No, eso se ventilaba por personas mal intencionadas, el arzobispo siempre se manifestó porque las autoridades encarcelaran a los verdaderos culpables”.