II DE LA REDACCIÓN


Orizaba.- “No se echen pa’trás compañeros, yo de esta no me voy a morir”, fueron las palabras que Jairo Guarneros le pidió a su compañera Mari Cruz Jaimes, que replicara y ésta a su vez lo hizo antes de iniciar la marcha para exigir Justicia debido al atentado del que fue objeto la noche del jueves.

Cerca de 300 personas se reunieron en la Norte 2 y de ahí partieron, se detuvieron ron por diversos puntos para pedir un alto a la violencia .

Fue así bajo la consigna de no permitir que este tipo de acciones se repitan, que a las 10:30 horas partió el contingente que sobre Norte 2 caminó hasta Oriente 6 y después tomaron la Calle Real. Se detuvieron a la altura del Hospital particular donde se encuentra Guarneros. El recorrido siguió hasta llegar a la Norte 8.

En la Fiscalía

Frente a la Fiscalía, exigieron Justicia, seguridad y esclarecimiento del atentado, exigencia se sustentó en el cese a la violencia por parte de la policía municipal, “estamos cansados de tanta impunidad”.

La fiscal les dio a conocer que vendrá un grupo de Xalapa para hacer una investigación exhaustiva sobre los hechos. Al contingente se unieron activistas de distintos lugares, como Brigada callejera del DF y otros grupos de la región.


En Gobernación

En las instalaciones de Política Regional pidieron que se castigue y se hagan las investigaciones pertinentes, que se garantice que los crímenes no queden impunes.

Ahí mismo señalaron que los luchadores sociales están en la mira, por lo que demandaron fin al hostigamiento y sino, “llenarán el pueblo mágico con todos lo que se suman de otros estados”.

Ahí les hicieron saber que la Secretaría de Gobierno va a absorber los gastos del hospital. Sin embargo los grupos reiteraron su preocupación ante el temor de que alguien busque terminar el hecho que no se finiquitó

el jueves.