Albinegros quiere mantener la condición de invicto y la etiqueta de la ofensiva más goleadora, aunque enfrente tendrá a Zitácuaro, que tiene una las defensivas más sólidas de la competencia.

Si bien es cierto que Orizaba está por encima del resto de los equipos en cada línea, también habrá que decir que el mejor argumento de los llamados Guayaberos es el cuadro bajo, al haber recibido apenas tres anotaciones hasta ahora.

Pero Albinegros tiene las credenciales necesarias como para imponer condiciones. Es líder invicto con 15 unidades después de cuatro triunfos y un empate, sin derrotas y sin goles recibidos, mientras que a la ofensiva, la producción es de 14.

De esos 14, ocho han llevado la firma de Carlo Vázquez, quien se ha adueñado del liderato de goleo y aspira a superar su marca del torneo anterior, en el que hizo nueve.

Los michoacanos llegan ubicados en sexto lugar y con serias aspiraciones de mejorar posición. Tienen ocho puntos después de dos triunfos, dos empates y un solo tropiezo.

Su discreto desempeño ofensivo arroja cinco tantos, a cambio de los tres que arriba se citaron y que bien podría representar su mejor argumento.

El cotejo de hoy será el segundo en el estadio Luis “Pirata” de la Fuente jugando en condición de local para los Albinegros, una medida que debieron tomar después del rompimiento comercial que tuvo Tiburones Rojos del Veracruz (equipo hermano mayor) y la empresa cervecera propietaria del estadio Socum.


Trabajos

Ayer el equipo cerró preparación en la cancha de Kimberly, en Ixtaczoquitlán, un campo que dista mucho de las condiciones óptimas de la Liga Premier, pero que es de las pocas alternativas que se tiene para entrenar después de haberse perdido la oportunidad de seguir en Socum.



De la redacción