Solo a simple y nada reconfortante Ponche supo la final del torneo de Copa MX con sello de un agónico 2017, venciendo por fin el equipo del Monterrey, dándole algo de regalo navideño a su estoica y friolenta afición, tras vencer por la vía de la angustia y la taquicardia a su similar del Pachuca, en un cotejo que como se pensaba al ser disputado por dos escuadrones sin mucho que festejar, ni siquiera teniendo ganas y empeño de romper la piñata, ofreció bien poco, solo el gol anotado por Aviles Hurtado, precisamente el delantero que mando a volar el balón hacia el firmamento, al errar aquel penal en la final de liga ante Tigres, que de anotarlo hubiera puesto en la real pelea a la Pandilla, dentro del cotejo de mas triste recuerdo para ellos.

Terminando todo en ser solo un ensayo de vendetta norteña, doblegando con un gran numero de jugadores reservistas a esos Tuzos que también a la hora buena, mandaron a la brega a demasiados elementos, que en la mayor parte del torneo de Liga de tanto calentar la banca, empollaron blanquillos al por mayor.

Digno colofón a un año de demasiadas dudas y quebrantos en la propia Primera Nacional, en donde volviendo a fallar su otrora palabra de honor los supuestos equipos grandes como Guadalajara, América, Cruz Azul y Pumas, únicamente se vivió en grande el surgimiento del imperio norteño, sobre todo con la coronación de Tigres en la Liga, valiendo lo demás una pura y dos con sal.

Siendo la nota principal del partido entre Monterrey y Pachuca el hecho de que tal vez por vez primera en la historia de cualquier tipo de finales en el búnker de guerra de los Rayados, la afición a esos colores para nada.


A Manera de Comentario

Por Tomás Setién Fernández


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz