La Selección de Polonia se significará como el segundo rival de México dentro de esa mini gira muy significativa para para ir haciendo pronósticos, entre lo que pueda o deje de hacer en el camino nuestro máximo representativo en una cancha de futbol, cuando sea una realidad el mundial de Rusia 2018, sabedores de que tanto Bélgica el primer rival, como los polacos salen a buscar el triunfo, sobre todo actuando en casa, sin ver tamaño o placa del rival, y a la vez importándoles bien poco si el cotejo es solo de carácter amistoso.

Inevitablemente siempre aparece el seleccionado de Polonia dentro de las participaciones de México en las Copas del Mundo, sobre todo porque ese seleccionado europeo se encargó de remitir y de despedir con todo y maletas agujereadas a los nuestros, en aquella primera ronda eminentemente fatal del Mundial Argentina 78, en donde los nuestros al caer ante los polacos tres goles por uno, fueron echados fuera y además con el agregado de que al finalizar dicha Copa, quedaron en el último lugar de la tabla de posiciones.

Dejando alrededor un sin fin de anécdotas esa participación azteca, que se inició perdiendo con Túnez que vivía su primera Copa del Mundo tres goles por uno, para luego caer despedazados ante Alemania seis por nada, como ya se mencionaba en otras líneas, Polonia con otro marcador de tres tantos por uno adverso a los nuestros, hizo que el ridículo campeara en el trabajo realizado por aquellos pasmados discípulos de aquel caballeroso entrenador José Antonio Roca, el de los pronósticos errados de norte a sur y de este a oeste.

Mucho de que recordar de esa Selección de Polonia que se convirtió en una real Cenicienta en aquel mundial del cual hacemos referencia, siendo eliminado en la segunda ronda cuando cayó sucesivamente ante las selecciones de Argentina y Brasil, evocando a la vez aquel juego ante los mexicanos, apareciendo como verdugos de estos Boniek y Deyna el primero con dos tantos anotados, mientras que aquel tanquecito Víctor Rangel, orgullo de Chivas Rayadas, había dado un momentáneo empate a los nuestros a un tanto con su gol.



La Selección de Polonia se significará como el segundo rival de México dentro de esa mini gira muy significativa para para ir haciendo pronósticos, entre lo que pueda o deje de hacer en el camino nuestro máximo representativo en una cancha de futbol, cuando sea una realidad el mundial de Rusia 2018, sabedores de que tanto Bélgica el primer rival, como los polacos salen a buscar el triunfo, sobre todo actuando en casa, sin ver tamaño o placa del rival, y a la vez importándoles bien poco si el cotejo es solo de carácter amistoso.

Inevitablemente siempre aparece el seleccionado de Polonia dentro de las participaciones de México en las Copas del Mundo, sobre todo porque ese seleccionado europeo se encargó de remitir y de despedir con todo y maletas agujereadas a los nuestros, en aquella primera ronda eminentemente fatal del Mundial Argentina 78, en donde los nuestros al caer ante los polacos tres goles por uno, fueron echados fuera y además con el agregado de que al finalizar dicha Copa, quedaron en el último lugar de la tabla de posiciones.

Dejando alrededor un sin fin de anécdotas esa participación azteca, que se inició perdiendo con Túnez que vivía su primera Copa del Mundo tres goles por uno, para luego caer despedazados ante Alemania seis por nada, como ya se mencionaba en otras líneas, Polonia con otro marcador de tres tantos por uno adverso a los nuestros, hizo que el ridículo campeara en el trabajo realizado por aquellos pasmados discípulos de aquel caballeroso entrenador José Antonio Roca, el de los pronósticos errados de norte a sur y de este a oeste.

Mucho de que recordar de esa Selección de Polonia que se convirtió en una real Cenicienta en aquel mundial del cual hacemos referencia, siendo eliminado en la segunda ronda cuando cayó sucesivamente ante las selecciones de Argentina y Brasil, evocando a la vez aquel juego ante los mexicanos, apareciendo como verdugos de estos Boniek y Deyna el primero con dos tantos anotados, mientras que aquel tanquecito Víctor Rangel, orgullo de Chivas Rayadas, había dado un momentáneo empate a los nuestros a un tanto con su gol.



Tomás Setién Fernández


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz