Jorge Valdano, campeón del mundo junto a Diego Armando Maradona en 1986, afirma que a algunos dicen que en futbol sólo interesa ganar y otros, más cándidos, siguen pensando que si esto es un espectáculo también importa gustar.

Tijuana y Pachuca lo entendieron, al menos en el arranque del Apertura 2016 de la Liga Mx. Los Xolos, dirigidos por el siempre polémico Miguel Herrera, se sacudieron el mal paso del campeonato pasado y por fin pudieron ganar en casa, donde no lo hicieron durante todo el Clausura.

Y el campeón, Tuzos de Pachuca, que logró la corona en el tiempo añadido de la pasada final ante Monterrey, sorprendió con una buena pegada para sacar tres puntos y golear en casa a los Esmeraldas de León.

Tijuana con un 2-0 y Pachuca con 5-1 sacaron victorias. Marcadores muy diferentes, pero estilos muy similares. Xolos acostumbra a jugar por las bandas con línea de cinco, y Pachuca hace lo propio pero aprovecha la velocidad de sus juveniles.

Es decir, entrenadores como Miguel Herrera y Luis Fernando Tena continúan trabajando para generar futbol ofensivo, algo de lo que carece el balompié mexicano y para muestra la jornada 1 del Apertura donde únicamente se marcaron 17 goles.

Así en el regreso del futbol mexicano, tras la Copa América y Eurocopa, se vislumbra un torneo cerrado como casi siempre suele suceder. Un torneo en donde nunca hay claro favorito y las sorpresas suelen ser el pan de cada jornada. Lo importante será ver si en el Apertura que recién inicia América es capaz de festejar su centenario con al menos un títulos. Veremos.


J. Antonio Marín B.

« EL PODER DEL BALÓN»