Ciudad de México.- Antes, la gloria no estaba destinada solamente para los equipos ricos en la Liga MX.

Si bien a partir del Apertura 2014 se ha mantenido la tendencia de que se coronen clubes con plantillas entre las cinco más caras en cada temporada, previo a ese torneo muchos lograron el título sin tanto billete de por medio.

De hecho, León consiguió ser el segundo club bicampeón en Torneos Cortos de la Liga MX pese a no tener una plantilla de las mejor valuadas en la temporada 2013-14.

Los Panzas Verdes alzaron el título en los torneos Apertura 2013 y Clausura 2014, cuando el equipo apenas valía 29.85 millones de dólares, que lo colocaban como el penúltimo más barato durante ese año.

La Fiera alcanzó la gloria tras vencer primero al América, que en aquel semestre presumía la segunda plantilla más cara, con un valor de 55 millones de dólares.

El conjunto esmeralda firmaría el bicampeonato tras derrotar al Pachuca, que con un grupo valuado en 42.18 millones de dólares, tenía el octavo equipo de mayor precio en el torneo.

En el Apertura 2012, Xolos supo por primera vez lo que era ser campeón en la Primera División luego de vencer al Toluca, en una Final que protagonizaron clubes que estaban ubicados 17 y 11, de acuerdo al valor de su plantilla.

La plantilla del Tijuana valía en aquel entonces 25.38 millones de dólares, casi ocho menos que el costo que presumían esos Diablos Rojos.

Un torneo antes, Santos levantó el trofeo de la Liga mexicana pese a que tenia un equipo valuado en apenas en 33.15 millones de dólares, dejando subcampeón a Rayados, que en ese semestre tenía la plantilla más cara, con un valor de 49.75 millones de dólares.

Pero desde el Apertura 2014, ese romanticismo del futbol mexicano que permitía a equipos chicos o de escaso presupuesto aspirar al título se aleja cada vez más.