Lyon, Francia.- Hace poco más de un mes, Cristiano Ronaldo y Gareth Bale celebraban un título de la Champions League pero hoy uno de ellos se quedará sin jugar la Final de la Eurocopa 2016.

Portugal y Gales chocarán en la primera de las Semifinales con estas dos figuras del Real Madrid, como figuras emblemáticas.

Otro que también se coronó en ese momento fue el luso Pepe, quien no se sabe si estará en el cotejo, pues su técnico Fernando Santos decidirá minutos antes, luego que ha presentado molestias en el muslo.

"¿Favoritos nosotros? Gales ha hecho un torneo excepcional. Se ha metido en Semifinales ganando a uno de los mejores equipos del torneo, Bélgica, reciente número 1 de la clasificación mundial de la FIFA", explicó Santos ayer en conferencia.

Por lo pronto, el portugués Cristiano ya está listo y hasta se le vio entrenando con un nuevo corte, como lo ha hecho en cada partido que su Selección ha afrontado. CR7 luce ahora un look con dos franjas a un costado.

Por su parte, Bale afirmó que quiere llegar a la Final y no piensa en que este duelo se decidirá por lo que hagan él y Ronaldo.

"Esto no se trata de un duelo entre dos jugadores y todo el mundo sabe que es así, que es sobre dos naciones en una Semifinal, 11 jugadores contra otros 11. Es un partido contra Portugal, nada más", apuntó.

"No he hablado ni me he enviado mensajes con Ronaldo, cada uno está concentrado con su Selección para el encuentro de mañana (hoy) y está claro que Gales quiere ganar la Eurocopa, pero también sabemos de la dificultad".

Gareth comentó que siempre confió en su Selección

"Creía completamente en que haríamos algo importante. Por eso reservé mis vacaciones para el 11 de julio (un día después de la Final)", agregó.

Algunos no lo pensaban y por eso tuvieron que modificar planes, como Joe Ledley, quien en un principio se iba a casar el sábado con su pareja Ruby May Ridgeway, por lo que buscaron una nueva fecha; o Chris Gunter, quien no podrá ir a la boda de su hermano este jueves en México.

Pero no importa porque están a 90 minutos de disputar la Final en París, esa que al principio del torneo lucía lejana para estas dos Selecciones.

La esencia de Ronaldo y de Bale dictó otra historia.

Reforma/Foto: Reforma