No hay felicidad completa en la vida, e inclusive detrás de victorias que otorgan coronas forjadas entre piedras preciosas y alguna alhaja adquirida en la Lagunilla o en algún mercado sobre ruedas, como que el reconocimiento al equipo que las logra no va envuelto de manera total entre la ovación estentórea, y el reconocimiento pleno.

Guadalajara coronándose campeón de copa, de ese tarro despostillado convertido por los diversos equipos que pululan en el edén de la Primera División, que desde mucho tiempo atrás no le han dado la importancia necesaria a ese torneo, combinó elementos titulares indiscutibles con chamacos sedientos de gloria, como el caso del portero Miguel Jiménez Ponce (ya no tan jovencito a los 27 años de edad), mismo que neutralizó tres tiros penales por parte de los artilleros bizcos del Morelia, cuando todo se decidió con las fusiladas, colocando el esférico en el punto de la gloria o el escarnio.

Siendo el mismo referente lo que colocó el Morelia en su alineación estelar, combinando gente clave dentro de su dispositivo táctico, con jugadores que solo han visto la luz del sol o los rayos de la luna de vez en vez, tanto en la Liga como en la Copa.

Por lógica los ceros imperaron, aunque el partido en sí fue bastante bueno, destacando la labor de los arqueros, el ya descrito Jiménez por parte de las Chivas y Carlos Sosa parado en la línea trágica de la meta de los Monarcas, realizando los michoacanos un buen esfuerzo para no ser arrollados a las primeras de cambio, por parte del cuadro anfitrión que teniendo todo a su favor, solo hasta el final pudo sacar raja de todo, eso sí sudando sangre en más de una ocasión durante la reyerta.

Otro título de copa para el Guadalajara, no teniendo demasiadas Copas dentro de sus espléndidos tesoros, que adornan su sala de trofeos con la luminosidad eterna de los conseguidos en las lides de Liga, solo cuatro conquistadas.

Evocando como técnicos campeones de Copa por parte del Chiverio al ingeniero Javier De La Torre en la campaña 62-63, Jesús Chuco Ponce 69-70 y al argentino Matías Almeyda en un par de ocasiones, Apertura 2015 y ahora en el 2017.


Tomás Setién Fernández


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz