Memorable fue la batalla (sexto de la serie) que brindaron los Pericos de Puebla y los Leones de Yucatán la noche del domingo, donde tuvieron que disputar 13 entradas para poder definir al campeón de la Zona Sur, y es que los nueve episodios reglamentarios, no fueron suficientes para inclinar la balanza hacía alguno de los dos lados.

Los melenudos se encontraban con ventaja de par de carreras en la fatídica y tras haber colgado ceros en los seis episodios anteriores, además de jugar en casa y contar con el respaldo de sus aficionados, se tornaba complicado que los emplumados emparejaran el duelo, sin embargo una carrera en la séptima y una mas en la octava -con los batazos productores de Daric Barton (home run) y José Manuel Rodríguez (fly de sacrificio)- permitió a los poblanos forzar a las entradas adicionales en el majestuoso Parque Kukulcán.

Con el momento anímico a su favor fueron precisamente los de la Angelópolis, los que lograron pegar primero en los extrainnings, y en esta ocasión fue Nyjer Morgan quien conectó un rola que partió el diamante, suficiente para que César Tapia arribará a la registradora y colocara a los Pericos a tres outs del triunfo. No obstante lo mejor estaba por venir, porque son pocas las ocasiones que dos equipos anotan en un mismo capítulo y mas cuando se tratan de extrainnings.

En esa tanda Corey Wimberly pegó sencillo y se instaló en la inicial, luego siguió José Aguilar con un toque de sacrificio que terminó siendo imparable, ya que adelantó a su compañero, pero también llegó quieto a la primera almohadilla. Con el rancho ardiendo, Chad Gaudin complicó mas el panorama para los Pericos, al regalar la base por bola a Carlos Mendivil, provocando que la casa se congestionara de fieras, y dando un motivo mayor, par que los aficionados convirtieran el Kukulcán en un auténtico manicomio.

Con la casa llena y sin outs, no sólo el empate era evidente, si no la voltereta y la posibilidad de dejar en el terreno a los poblanos que veían como la ventaja de tres juegos que tomaron al inicio de la serie se esfumaba, ya que de conectar un sencillo los Leones, forzarían a un séptimo y definitivo encuentro. Fue entonces cuando Chad Gaudín justificó los nervios de acero que todo cerrador debe tener y es que el norteamericano retiró con una rola en el cuadro a Jesus Valdez y posteriormente ponchó a Giménez.

Dicen que para que la cuña apriete, debe ser del mismo palo, y fue un ex Perico de Puebla, el que logró fabricar la carrera del empate. Se trata de Ricardo Serrano que aguantó como los valientes en el plato y con cuenta de 3-2, dejó pasar un disparo malo con lo que José Aguilar anotó de ‘caballito’. Pese al empate, los ahí presentes no daban crédito a lo sucedido, ya que a Gaudin le salió barato el castigo y todo seguia parejo después de 12 actos.

El 13 fue sin duda un número de mala suerte para los Leones y es que los visitantes abrieron su tanda con elevado que fue out en el jardín central de José Manuel Rodríguez, pero luego permitieron un pasaporte a Ruben Rivera que se instaló en la primera base. Fue entonces cuando Cesar Tapia justificó porque fue el Champion Bat de esta campaña, y sin dudarlo al quinto lanzamiento le pescó a Barraza un disparo que se quedó en el centro del plato, el cual se convirtió en triple.

Rivera sin dudarlo arrancó como en sus mejores años en las Grandes Ligas y recorrió la segunda y tercera base de forma agresiva hasta llegar quieto al plato y retomar la ventaja para los emplumados. De nueva cuenta los de la Angelopolis se colocaban a tres outs del Campeonato de la Zona Sur y su pase directo a la Serie del Rey. Chad Gaudin aprendió la lección del episodio anterior y sin contratiempos retiró a Kevin Flores, Diego Madero y Corey Wimberly con lo que después de 13 emocionantes capítulos, la serie se finiquitó en favor de los esmeraldas.

En los mas de 25 años que tengo el gusto de ser aficionado al beisbol y en los 10 años como periodista, puedo citar a este sexto duelo entre Pericos y Leones como uno de los mas emocionantes que he tenido la fortuna de observar, y aunque para muchos el beisbol es una disciplina aburrida, con mucha estrategia y poca acción.


Retorno

La temporada 2016 ha estado plagada de súper estrellas lesionados, tal es el caso del lanzador estelar de los Dodgers, Clayton Kershaw, quien tras dos meses de inactividad, volverá a la carga el viernes, con la unica intención de tomar ritmo en este último mes de la temporada y llegar con la suficiente confianza para encarar los playoffs. El tres veces premio Cy Young de la Liga Nacional (2011, 2013 y 2014. Su retorno será ante los Marlines de Miami, equipo que en el pape se torna a modo para que el lanzador experimentado, cumpla con al menos cinco entradas.

Kershaw dominó en su único salida de rehabilitación con la sucursal de Clase A en Rancho Cucamonga la noche del sábado. Permitió apenas un hit al cuadro interior, con cinco ponches y sin dar boletos. Empleó 35 pitcheos en el juego y otros 15 en el bullpen para cumplir con el límite de 50 lanzamientos. Kershaw tenía un récord de 11 ganados y sólo un par de duelos perdidos 2 con 1.79 de efectividad antes de lesionarse a fines de junio.