Los Gigantes Codimfut continúan marcando la pauta en la Liga Orizabeña de Futbol, ya que este fin de semana lograron alzar los títulos de las divisiones Juvenil e Intermedia, luego de imponerse a Escuela Barza y Leon Orizaba, respectivamente, equipos que fueron dignos subcampeones. 

Las finales del certamen, que no defraudaron en nada por la intensidad con la que se disputaron, tuvieron como sede el campo Luis Gutiérrez Príncipe. 


Juvenil

Los Gigantes división Juvenil fueron los primeros en festejar al imponerse 4-0 a Barza. Los dirigidos por el profesor Juan José Serrano se presentaron con empaque y mucho oficio al partido estelar, lo que les permitió sentenciar el partido en el primer tiempo.

Eli López y Jorge Alberto Cadenas, quienes fueron piezas fundamentales en el parado táctico del cuerpo técnico, se encargaron de poner los cartones 2-0, con el que se fueron al vestidor. 

Para el segundo tiempo, los Gigantes completaron la obra, al marcar dos tantos más. Jafet Santibáñez y Carlos Alberto Pantoja, fueron certeros en el área de Barza, que aunque trató de reaccionar sus intentos fueron apocados por el buen parado defensivo de los ahora campeones. 

En emotiva ceremonia, los Gigantes Codimfut, fueron galardonados por Ignacio García Peña, quien también entregó el trofeo de subcampeón a Escuela Barza. 


Intermedia

La buena actuación de Gigantes en la jornada no terminó allí, ya que la división Intermedia también se proclamó campeón. 

El equipo dirigido por el profesor José Antonio Hernández doblegó apretadamente 2-1 a un aguerrido León Orizaba, que terminó la campaña con la cara muy en alto a pesar de la derrota. 

Eduardo Chico al minuto 10 y Osvaldo Joshimar Callejas cuatro minutos después, marcaron los goles en el primer lapso, que a la postre fueron decisivos para convertirse en campeones. 

En el complemento, León Orizaba descontó a través de Diego Juárez pero no fue suficiente, ya que el partido había sido resuelto en el primer lapso del juego. 

Al término del partido. contrastes diferentes se vivieron sobre el terreno de juego, ya que mientras un equipo festejaba eufórico el título, el otro con rostros desencajados lamentaba la derrota. 

Autoridades de la liga premiaron al equipo campeón y subcampeón del torneo. 


David Bazán

El Mundo de Orizaba