David Bazán

El Mundo de Orizaba


Con sentimientos encontrados, dijo sentirse el matador de toros orizabeño Amado Luna por la muerte de su colega el español Víctor Barrio, quien pasó al descanso eterno el pasado sábado tras sufrir una cornada en la plaza de toros de Teurel en la propia Madre Patria. 

“Me siento con una rotunda tristeza pero a la vez con una enorme satisfacción de saber que Víctor (Barrio), ya se encuentra en un lugar mejor”, dijo. 

Jorge Salazar (nombre verdadero de Amado Luna), reveló que el precio de jugarse la vida con un toro por ocasiones puede traer consigo la muerte, tal y como le pasó al joven español de 29 años: “Es una profesión donde apuestas todo. No sabes si regresarás a tu casa, en eso radica la grandeza del toreo. Cuando decidimos convertirnos en toreros estamos conscientes de que el precio de ello es la muerte. Ahora le tocó a Víctor, y no hace mucho tiempo a mi amigo ’El Pana’, Dios los tenga en su santa gloria”, comentó. 

El diestro orizabeño quien sufrió dos cornadas de consecuencia hace unos años, agregó que morir en los ruedos es el sueño de los toreros: “Tuve dos cornadas muy serias y estas las considero como mis medallas y mis orgullos. La muerte es el destino de todos, y si este sería morir en el ruedo en frente del toro, sería de valientes”, expresó.

Una cornada en la vena femoral en su muslo derecho en Yucatán y otra en la ingle en Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, que incluso le sacó los intestinos, fueron los dos percances que sufrió hace unos años el espada orizabeño. 


Respeto

Sabedor de muchos comentarios vertidos en redes sociales, Amado Luna, quien es sobrino del también matador de toros rioblanquense Juan de Dios Salazar, dijo sentirse muy apenado. 

“Les guardo mucho respeto nunca me he metido con ellos (antitaurinos), pero no es posible que ha muchos les dé alegría la muerte de un ser vivo. Nosotros nos jugamos la vida en este hermoso arte, por lo que sólo le pido que respeten”. 


Un saludo

Jorge Salazar, quien es el único torero con alternativa que ha tenido la Pluviosilla en todo su historia, mandó un saludo a la afición orizabeña y de la región: “Les mando un fuerte abrazo y saludo desde Quintana Roo, les debo un triunfo en nuestra querida plaza de toros La Concordia de Orizaba por lo que espero pronto pueda dárselos”, dijo.

El espada se ha preparado en algunas tientas del campo bravo.