Agencias


La capital de Islandia esperaba expectante a los hombres que pusieron al casi desconocido país europeo en las portadas del mundo. Con el grito vikingo como aliento principal, Raikiavik saludó al plantel que llegó a cuartos de final de la Euro.

Por primera vez, una selección de Islandia clasificó a un torneo grande de Europa, donde además consiguió dos triunfos: El más histórico, en octavos de final ante el cuadro de Inglaterra.

El avión de los ‘Vikingos’ aterrizó por la tarde en el aeropuerto de Keflavik, a unos 40 kilómetros de la capital y miles de personas acudieron a recibir a sus jugadores como verdaderos héroes.

El atacante Kolbeinn Sigthorsson, autor de uno de los goles en la despedida ante Francia, dijo estar “feliz” por volver a casa. “Ha sido un sueño recibir todo este apoyo”, declaró y además dijo que los hinchas islandeses tuvieron un “comportamiento ejemplar y buen humor, que sedujo a Europa”. “Hemos vivido cosas absolutamente fabulosas, fue un auténtico sueño ”, concluyó.