Andrés Guardado, capitán de la llamada Selección Mexicana, sabe que Rusia 2018 es su última oportunidad para cambiar la historia del Tricolor. Un Guardado maduro disputará su cuarto Mundial en tierras rusas, donde México está en el Grupo F junto a Alemania, Suecia y Corea del Sur.

“Lo siento como si fuera el primero, y podría ser mi último. Pero lo más importante, es mi última oportunidad de ser parte de un equipo que cambie la historia para México. Eso es lo que más me motiva”, afirma el capitán mexicano.

“Ahora soy un jugador de medio campo, que controla más. Guardo más el equilibrio del equipo... Sigo siendo el mismo en cuestión de hambre, de querer gana , de querer triunfar en lo individual y en el equipo. Eso es lo que me ha mantenido en el máximo nivel”, dijo ayer el volante del Betis español al portal de la FIFA.


Reforma