El lanzador de los Marlins de Miami, José Fernández, estaba ebrio y drogado cuando murió en un accidente en una embarcación que se estrelló cerca de la playa South Beach, en Florida, el 25 de septiembre pasado, informaron ayer fuentes.

De acuerdo con el reporte de toxicología, Fernández -de origen cubano- tenía un nivel de alcohol en la sangre de 0.147, muy por encima del límite legal de 0.08, y también cocaína en la sangre.

Sus otros dos acompañantes en la embarcación, que también murieron, tenían alcohol en sus sistema, pero no estaban legalmente ebrios. Sin embargo, uno de ellos, Eduardo Rivero, también tenía cocaína en su sangre, se precisó en el informe.

Los reportes de toxicología se dan a conocer un día después de que el periódico Miami The Herald interpusiera una demanda en contra de la Oficina del Médico Forense del condado Miami-Dade, exigiendo la liberación de los documentos.

El accidente está siendo investigado por la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida.


Agencias