Mary Chuy Rodríguez

El Mundo de Orizaba

 

Ser el segundo mejor del mundo, es el reto que se ha planteado para esta nueva temporada de competencias el orizabeño Martín Pérez Sandoval, quien desde hace días se reportó en la Villa Deportiva en Veracruz (IVD), para dar inicio a su plan de entrenamiento de alto rendimiento con la idea de mejorar sus marcas.

Actualmente colocado como el mejor lanzador del país y encabezando los más talentosos de América, Pérez Sandoval está convencido de colocarse como el número uno en el ranking mundial, por lo que sabe que los casi 28 metros que ha lanzado en su prueba fuerte, que es el lanzamiento de disco clasificación F54, deben convertirse en una marca de por lo mínimo 30 metros, con lo que aseguraría su pasaporte a algunas justas internacionales.

El año anterior fue un periodo lleno de éxitos. Se refrendó como en el primer sitio del estado, el país y el continente, pero se quedó con las ganas de asistir a los Juegos Paralímpicos Río 2016, sueño que lo impulsa día a día a mejorar, por lo que para esta nueva temporada se ha propuesto romper sus propios límites y hacer historia.

Con respecto a su clasificación a los Juegos Panamericanos Juveniles 2017 a realizarse precisamente en Sao Paolo, Brasil, Pérez Sandoval explicó que autoridades deportivas le informaron que por edad ya no podrá asistir, pues este certamen es destinado para los atletas hasta Sub 20, y él para esas fechas será mayor.

Trabajando por el momento en su acondicionamiento físico, el representante de Pluviosilla se siente motivado por este nuevo periodo que está iniciando, en el cual enfrentará como en otros años el Campeonato Estatal y Nacional de Paralimpiada, el Torneo de Primera Fuerza, así como otros certámenes de invitación, teniendo en mente asistir alguna justa internacional, que es su principal objetivo.

Después de tomar fuerza física, Martín dará paso a su actuación en el campo, donde realiza algunos ejercicios de calentamiento para preparar sus músculos y posteriormente realiza un aproximado de 300 lanzamientos, divididos con discos de 500 gramos, 1 kilogramo y 2 kilogramos, cada uno bajo la exigente supervisión de su entrenador Addiel Lima, quien desde su llegada a la villa deportiva lo ha impulsado a mejorar.