El pesista veracruzano Efraín Balderas calificó de positiva su actuación en el tradicional Torneo del Pavo 2017, el cual se realizó en San Luis Potosí en donde se colgó la medalla de oro y de paso aprobó el primer filtro para lo que será el Campeonato Mundial Sub 20 que se realizará en el 2018 en Corea del Sur.

Motivado por su presea de oro, Efraín Balderas agradeció la confianza que ha depositado su entrenador Joel Mackenzie para su desarrollo deportivo, el cual ha ido en aumento y ahora se encuentra en la antesala de poder asistir a un certamen mundial de levantamiento de pesas.

Efraín Balderas quien entrena en el Club Arrieros de Boca del Río en las instalaciones de Leyes de Reforma, ganó medalla de oro en la división de los 94 kilogramos al levantar 127 kilogramos en arranque y155 kilogramos en envión.

“Los resultados se dieron y estoy feliz con lo que pudimos traer que fue oro, la competencia no fue lo que se esperaba pero el resultado está y vamos por más victorias”, reveló.

Efraín Balderas mencionó que la competencia fue de alto nivel y que en su división de los 94 kilogramos, se topó con férrea pelea con rivales de Quintana Roo y Sonora, aunque al final afirmó que la experiencia salió a relucir para subirse a lo más alto del podio.

“Muy buena temporada y esperamos que el próximo año sea igual o si se puede hasta mejor”.

Para el 2018, el pesista veracruzano tiene como metas importantes retos, ganar las tres medallas de oro en la Olimpiada Nacional y calificar al Mundial de Levantamiento de Pesas Sub 20 en Corea del Sur.

“Sí se puede lograr el objetivo, no tenemos malas marcas y tenemos bastante oportunidad de clasificar. Busco hacer un buen papel si se logra ir”, sentenció.

Efraín Balderas dedica sus medallas a Dios, a su familia, a su entrenador Joel Mackenzie.

De la redacción